APRENDIZAJE COLABORATIVO

El aprendizaje colaborativo tiene sus fundamentos en el aprendizaje social (Vigotsky) y está asociado a la teoría Social – Constructivista, esto implica estrategias de enseñanza y de evaluación que propicien en el estudiante el desarrollo de un aprendizaje consciente y verdaderamente significativo en interacción con sus comunes. (Bruno, Elba, 1999) El aprendizaje colaborativo permite una interdependencia positiva entre los estudiantes, lo cual ocurre cuando el alumno percibe que está unido a otros de manera que, al coordinar sus esfuerzos con los demás, logra obtener un mejor producto. Todo esto tiene como base el proceso de cooperación, es decir, dar y recibir ideas, proveer ayuda y asistencia, intercambiar los recursos necesarios y aportar con criticas constructivas. El aprendizaje colaborativo es ".....un sistema de interacciones cuidadosamente diseñado que organiza e induce la influencia recíproca entre los integrantes de un equipo."(Johnson y Johnson, 1998). Es importante que para poder obtener resultados positivos de la aplicación de este enfoque de aprendizaje es necesario que su aplicación esté sustentada por una buena planificación didáctica.


----



Rol del Docente: Los siguientes son los aspectos que deberían considerarse para lograr un Aprendizaje Colaborativo:

  1. Estudio pormenorizado de capacidades, deficiencias y posibilidades de los miembros del equipo;
  2. Establecimiento de metas conjuntas, que incorporen las metas individuales
  3. Elaboración de un plan de acción, con responsabilidades específicas y encuentros para la evaluación del proceso
  4. Chequeo permanente del progreso del equipo, a nivel individual y grupal
  5. Cuidado de las relaciones socioafectivas, a partir del sentido de pertenencia, respeto mutuo y la solidaridad, y
  6. Discusiones progresivas en torno al producto final.

Otras consideraciones sobre Aprendizaje Colaborativo, para empezar, reconocer que lo más importante en el Aprendizaje colaborativo es la Interactividad entre los estudiantes y entre éstos y el tutor. Así lo reconocen Paz Baeza Bischoffshausen, Angélica Mª Cabrera Carrasco, Mª Teresa Castañeda Díaz, José M. Garrido Miranda, Ana María Ortega Vargas en su artículo Aprendizaje Colaborativo Asistido por Computador: La Esencia Interactiva” publicado en ConTexto Educativo. http://contexto-educativo.com.ar/1999/12/nota-8.htmprimero reconocen “que el conocimiento se construye socialmente, por lo que esta visión posee elementos constituyentes como la interacción entre humanos (relación profesor-alumno-alumno), la mediación que realiza el computador (y sus recursos asociados) para el logro de objetivos; la importancia del contexto de los participantes y la posibilidad de construcción colectiva del aprendizaje”. Ellos definen el Aprendizaje colaborativo como una estrategia de enseñanza-aprendizaje por la cual interactúan dos o más sujetos para construir aprendizaje, a través de discusión, reflexión y toma de decisión, proceso en el cual los recursos informáticos actúan como mediadores, lo que los lleva a plantear el siguiente modelo extraído de la misma página:


modelo_de_aprendizaje_colaborativo_asistido_por_computador.gif


Lo que los lleva a identificar cuatro componentes básicos: Alumnos, Profesores, Equipamiento informático y Condiciones ambientales administrativas
Esto nos lleva a analizar cada uno de estos componentes y sus particularidades en el aprendizaje colaborativo. Éste necesita algunos cambios en los roles tanto de los estudiantes como de los profesores. En el artículo publicado por César Alberto Collazos, Luis Guerrero, Adriana Vergara en http://www.dcc.uchile.cl/~luguerre/papers/CESC-01.pdf titulado “Aprendizaje Colaborativo: un cambio en el rol del profesor” parten de una definición: “El aprendizaje colaborativo (cooperativo) es el uso instruccional de pequeños grupos de tal forma que los estudiantes trabajen juntos para maximizar su propio aprendizaje y el de los demás [John93]”. Y reconocen la importancia de la “Colaboración efectiva” que definen como:
1. La necesidad de compartir información, llevando a entender conceptos y obtener conclusiones,
2. La necesidad de dividir el trabajo en roles complementarios y
3. La necesidad de compartir el conocimiento en términos explícitos [Salo92].
Estos Autores plantean los nuevos roles de los estudiantes como:
1. Responsables por el aprendizaje: Los estudiantes se hacen cargo de su propio aprendizaje y son auto-regulados. Ellos definen los objetivos del aprendizaje y los problemas que son significativos para ellos, entienden que actividades específicas se relacionan con sus objetivos, y usan estándares de excelencia para evaluar qué tan bien han logrado dichos objetivos.
2. Motivados por el aprendizaje: Los estudiantes comprometidos encuentran placer y excitación en el aprendizaje. Poseen una pasión para resolver problemas y entender ideas y conceptos. Para estos estudiantes el aprendizaje es intrínsecamente motivante.
3. Colaborativos: Los estudiantes entienden que el aprendizaje es social. Están “abiertos” a escuchar las ideas de los demás, a articularlas efectivamente, tienen empatía por los demás y tienen una mente abierta para conciliar con ideas contradictorias u opuestas. Tienen la habilidad para identificar las fortalezas de los demás.
4. Estratégicos: Los estudiantes continuamente desarrollan y refinan el aprendizaje y las estrategias para resolver problemas. Esta capacidad para aprender a aprender (metacognición) incluye construir modelos mentales efectivos de conocimiento y de recursos, aun cuando los modelos puedan estar basados en información compleja y cambiante. Este tipo de estudiantes son capaces de aplicar y transformar el conocimiento con el fin de resolver los problemas de forma creativa y son capaces de hacer conexiones en diferentes niveles.
De la misma manera plantean cambios en los roles del profesor como lo muestra la gráfica:


Modelo_Aprendizaje_Colaborativo.jpg

1. Profesor como Diseñador Instruccional. Basados en la guía de Van Til & Van der Heidjen [Til96] las actividades a realizar por un diseñador instruccional son:
a. Acciones Pre-Instruccionales.
b. Definir los objetivos.
c. Definir el tamaño del grupo.
d. Definir la composición del grupo.
e. Definir la distribución del salón.
f. Definir los materiales de trabajo.
g. Dividir el tópico en subtareas.
h. Lluvia de ideas respecto al tópico. (Qué se conoce? , qué información se necesita conocer? , cómo y dónde llevarla a cabo para resolver el problema?).

2. Profesor como Mediador cognitivo. Barrow [Barr95] afirma que la habilidad del profesor al usar las habilidades de enseñanza facilitadoras durante el proceso de aprendizaje de pequeños grupos es el determinante más importante en la calidad y éxito de cualquier método educativo ayudando a:
a. desarrollar el pensamiento de los estudiantes o habilidades de razonamiento (resolución de problemas, metacognición, pensamiento crítico) cuando aprenden y
b. ayudarlos a llegar a ser más independientes, aprendices auto-dirigidos (aprender a aprender, administración del aprendizaje).

Las actividades a realizar son:

i. Modelar pensamientos de orden mayor haciendo preguntas que verifiquen el conocimiento profundo de los estudiantes. El mediador cognitivo no usa su conocimiento del contenido temático para hacer preguntas que “lleven” al aprendiz a la respuesta correcta [Barr92].
ii. Un segundo rol es cambiar el pensamiento del estudiante. El mediador cognitivo (y ojalá los otros estudiantes en el ambiente colaborativo) frecuentemente estarán preguntando ¿Qué piensas que significa?, ¿Cuáles son las implicaciones de lo que se ha dicho? ¿Hay algo más? El pensamiento superficial y nociones vagas no cambiarán. Esto implicadar pistas o ayudas, proveer retroalimentación, redirigir el esfuerzo de los estudiantes y ayudarlos a usar una estrategia. Uno de los principios básicos del mediador cognitivo es dar la suficiente ayuda al estudiante cuando la necesite, ni mucha ni poca, de tal forma que el estudiante mantenga cierta responsabilidad para su propio aprendizaje.

3. Profesor como Instructor. En este esquema las actividades del profesor son las más parecidas a los modelos de educación tradicionales. Corresponde a realizar actividades de enseñanza tanto de las unidades temáticas como de las habilidades sociales y de trabajo en grupo. El conjunto de actividades que debe realizar son:
a. Explicar la tarea, la estructura cooperativa y las habilidades sociales requeridas.
b. Monitorear e intervenir.
c. Evaluar y procesar.

Respecto al monitoreo, Johnson & Johnson [John98], plantean un modelo de 3 pasos:

a. Chequear si los estudiantes están trabajando juntos.
b. Chequear si los estudiantes están haciendo el trabajo bien.
c. Observar y dar retroalimentación.




Con respecto a la evaluación, los profesores como Instructores necesitan conducir 3 tipos de evaluaciones:

a. Diagnóstica : Evaluar el nivel actual de conocimientos y habilidades de los estudiantes.
b. Formativa: Monitorear el progreso en el logro de los objetivos.
c. Sumativa: Proveer datos para juzgar el nivel final del aprendizaje de los estudiantes.

La educación es un proceso transaccional entre estudiantes y entre el profesor en un ambiente apropiado en el que trabajan conjuntamente para el logro de una meta en común. El lograr cambiar el modelo de enseñanza bajo los parámetros expuestos en este trabajo requiere un entrenamiento y compromiso continuo por parte de los profesores dentro de las instituciones académicas.




Rol del Estudiante


Otros autores profundizan en las diferencias entre los roles del estudiante individual y el colaborativo, tal es el caso de Aurora Vizcaíno, José Ángel Olivas, Manuel Prieto en el artículo “Modelos del estudiante en entornos de aprendizaje colaborativo”, publicado en: http://www.c5.cl/ntic/docs/colaborativo/modelos.pdf. Aquí ellos plantean los componentes del modelo individual de aprendizaje y los contrastan con el modelo colaborativo:
Individual
En grupo
· Creencias conceptuales: Son las creencias que el alumno posee sobre el problema.
· Creencias personales: Aquellas que el estudiante posee sobre sus compañeros de trabajo.
· Acciones individuales: Las que realiza el individuo en solitario para resolver el problema.
· Acciones colectivas: Se realizan en común, con la finalidad de solucionar el problema.
· Objetivos: La delimitación de objetivos en circunstancias colaborativas es muy importante, ya que existen dos clases de objetivos los individuales y los comunitarios. Se debe lograr que los objetivos individuales no perjudiquen los intereses del grupo ni que los intereses globales del grupo no beneficie a parte del equipo y desfavorezca a otros.
· Errores: La detección de errores es imprescindible para retroalimentar el sistema y proporcionar ayuda oportuna. Cuando se trabaja en grupo la detección de errores es más difícil puesto que una persona puede asumir las ideas de otras sin llegar a creerlas.
· Creencias del grupo: Creencias que el sistema puede inferir de las acciones del grupo, o por medio de procesos de negociación y aceptación de creencias.
· Acciones del grupo: Son las acciones realizadas en un espacio común. Si la zona de desarrollo próximo la definimos como el espacio entre la capacidad autónoma del alumno y lo que puede realizar mediante apoyos específicos, el tránsito por esa zona deberá contar con la ayuda del profesor y los compañeros.
· Errores: Los errores diagnosticados desde las acciones del grupo son errores del grupo.
· Diferencias: Las diferencias entre los alumnos pueden ser explícita o implícitamente representadas, con el fin de disparar posibles discusiones. Estas diferencias se obtienen comparando las creencias de cada espacio individual del estudiante. Actualmente se le da mucha importancia a este aspecto ya que incide decisivamente en el éxito o el fallo de la colaboración. De modo que una de las funciones del profesor sería buscar el desequilibrio entre el alumno y el medio, a través de crear la necesidad de ayuda.

En la ponencia titulada “El tutor, el estudiante y su nuevo rol” y presentada por Jean Michel Chaupart, Martha Vitalia Corredor, Gloria Inés Marín Muñoz a nombre del Instituto de Educación a Distancia de la UIS, en el VI Encuentro Internacional de Educación a Distancia, organizado por la Universidad de Guadalajara, México, en 1997. Publicada en Desarrollo de ambientes de aprendizaje en educación a distancia. Páginas 97-110. Universidad de Guadalajara, 1998. Y publicada en http://www.geocities.com/teleconferencias/tutorestudianteynuevorol.PDF plantean un nuevo papel de los estudiantes en el modelo de Aprendizaje Colaborativo:

· Activo: debe convertirse en el personaje principal del proceso de aprendizaje, ha de ser el centro del proceso, en la medida que debe responsabilizarse de su propio aprendizaje.
· Autónomo: Él mismo determina cuándo estudia y desde dónde se conecta a la red para interactuar
· Reflexivo: Las participaciones se hacen por escrito, hará un esfuerzo especial para redactar una respuesta más precisa que la que daría oralmente en una actividad presencial
· Recursivo: el estudiante podrá contar con más recursos lo que permitirá profundizar más.

En esta misma ponencia se toca el tema de “Las nuevas habilidades de los tutores” y retoman la enumeración hecha en 1993, por Schlosser & Anderson (citado por Sherry, 1996), respecto a las habilidades que deben aprender los profesores que asumen el papel de tutor de un curso a distancia:

Comprender la naturaleza y la filosofía de la educación a distancia. Identificar las características de los estudiantes de los lugares remotos.
· Diseñar y desarrollar materiales interactivos que estén adaptados a la tecnología que se va a usar.
· Adaptar las estrategias de entrega de la instrucción a la situación de distancia · Organizar materiales instruccionales que faciliten el estudio independiente.
· Entrenarse y practicar el uso de los sistemas informáticos y de telecomunicaciones.
· Comprometerse en la organización, la planeación cooperativa y la toma de decisiones que cualquier curso a distancia virtual exige.
· Evaluar los logros de los estudiantes y descubrir sus actitudes y percepciones en los lugares remotos.
· Involucrarse en lo relativo a los derechos de autor.
También retoman Berge y Collins, 1995 cuando plantean que el tutor debe preocuparse por cuatro áreas fundamentales
· Área pedagógica. El tutor es un facilitador de todos los conocimientos que forman parte, directa o indirectamente, del curso. Para tal efecto, debe diseñar mecanismos pedagógicos dinámicos, en concordancia con la flexibilidad que ofrece la tecnología.
· Área social. El tutor tiene la obligación de crear un ambiente amigable en la clase virtual, fomentar la cohesión del grupo, ayudar a los estudiantes a trabajar juntos en un proyecto común.
· Área organizativa. El tutor debe preparar la agenda del curso y, sobre todo, las diferentes interacciones tutor-estudiantes, estudiantes-estudiantes, estudiantes-otros expertos.
· Área técnica. El tutor debe fomentar la transparencia de la tecnología para que los estudiantes centren su atención en el curso y no se dejen distraer por las posibles complicaciones de los aparatos y los programas informativos.
Como ejemplo de Aprendizaje colaborativo se puede ver DEGREE en: http://cabrillo.lsi.uned.es:8080/aepia/Uploads/9/155.pdf o en http://aepia.dsic.upv.es/revista/numeros/12/Barros.pdf




Aprendizaje colaborativo asistido por computador:

Antes de comenzar a definir o análizar lo que es el aprendizaje colaborativo asistido por computador, creo que es importante comentar mencionar una teoria previa a esta que corresponde a la construcción social del conocimiento.

El uso de las tecnologías en educación ha permitido relevar propuestas metodológicas que pedagógicamente llevan años de desarrollo. Uno de estos aspectos es el constructivismo y especialmente el constructivismo social. Desde la perspectiva sociocultural del aprendizaje, la interacción social y el discurso, son elementos básicos para el desarrollo de los procesos cognitivos superiores. (Silva, 2005)

Peter E.Doolittle ha resumido en ocho principios lo que podríamos denominar “el enfoque constructivista de la enseñanza en la red” (Jordi 2004):

1. El aprendizaje debe tener lugar en entornos auténticos del mundo real. La experiencia, social y con objetos, es el catalizador primario del conocimiento, ya que proporciona la actividad sobre la cual opera la mente. Las experiencias auténticas son importantes para que el individuo construya estructuras mentales que sean viables en situaciones significativas.


2. El aprendizaje debe implicar negociación social y mediación. La interacción social proporciona el desarrollo de destrezas y conocimientos socialmente relevantes La contradicción entre las estructuras de conocimiento del individuo y la experiencia social promueven la acomodación de dicha contradicción en orden a mantener un modelo exacto de la realidad o un modelo social o personal coherente.


3. Contenidos y destrezas deben ser relevantes para el estudiante. El conocimiento sirve a una función adaptativa, esta relevancia conduce a un aumento de la motivación en la medida en que el sujeto comprende la necesidad de cierto conocimiento.


4. Los contenidos y destrezas deben ser comprendidos dentro de la estructura de los conocimientos anteriores del aprendiz. Todo aprendizaje comienza con los conocimientos previos del individuo. Las nuevas experiencias de aprendizaje solo pueden asentarse en los conocimientos previos de los aprendices.

5. Los estudiantes deben ser evaluados de manera formativa, de modo que esta información sirva para futuros aprendizajes. Las experiencias y actividades formativas deben basarse en los conocimiento previos. La evaluación formativa es la manera de obtener dicha información, necesaria para diseñar las siguientes experiencias y actividades de aprendizaje.


6. Los estudiantes deben ser estimulados a convertirse en aprendices auto-regulados, auto-mediados y auto-conscientes. El presupuesto de que los seres humanos son constructores activos de significados y conocimientos implica que dicha actividad supone la auto-organización de experiencias y requiere que el estudiante regule sus propias funciones cognitivas, genere nuevos significados del conocimiento existente y sea consciente de las estructuras de los conocimiento actuales.

7. Los profesores sirven prioritariamente de guías y facilitadores del aprendizaje, no de instructores. El papel del profesor en el proceso de aprendizaje es crear experiencias para los estudiantes que los conducirán a la adquisición de conocimientos. En las visiones radical y social del constructivismo, el profesor solo puede guiar a los estudiantes hacia la conciencia de sus experiencias y los significados socialmente acordados.

8. Los profesores deben proporcionar múltiples perspectivas y representaciones de los contenidos. Experimentar múltiples perspectivas de un evento particular ofrece al estudiante los materiales necesarios para desarrollar múltiples representaciones de los hechos. Examinar una experiencia o hecho desde múltiples perspectivas facilita al estudiante mayores oportunidades para desarrollar un modelo más viable de sus experiencias e interacciones sociales.

En base a lo anterior podemos mencionar que el Aprendizaje colaborativo asistido por computador apunta principalmente a relacionar de alguna forma a sujetos y computadores tras un objetivo común de carácter formativo. Se define en forma a priori el aprendizaje asistido por computardor como una estrategía de enseñanza - aprendizaje por la cual interactúan dos o más sujetos para construir aprendizajes a través de Internet.

Algunas definiciones de lo que es el aprendizaje colaborativo:


Koschman definió el aprendizaje colaborativo asistido por computador como una estrategia de enseñanza, donde el aprendiz no es una persona aislada, sino que interactúa con los demás y se basa principalmente en la idea de aprender en forma colaborativa. Pfister; Barberá y otros consideran que el aprendizaje asistido por computador es una estrategia de enseñanza a través de la cual dos o más sujetos interactúan para construir conocimientos. Este proceso social trae como resultado la generación de un conocimiento compartido. Los principales avances y el actual auge de los modelos de formación que se apoyan en instancias virtuales se deben en gran medida a la incorporación de las tecnologías de información y comunicación (TIC) y elementos pedagógicos provenientes de teorías socioculturales del aprendizaje. Las TIC han favorecido el desarrollo de estos enfoques ya que proveen un buen soporte para la interacción del aprendiz con el tutor la colaboración entre pares, y la construcción conjunta de conocimiento. Las herramientas tecnológicas insertas en forma adecuada en los procesos de enseñanza o formación, y bien asistidas pueden favorecer la colaboración en donde los alumnos producen el conocimiento activamente formulando las ideas por escrito que son compartidas y construidas a partir de las reacciones y respuestas de los demás.

Se ha podido establecer que entre los logros del trabajo colaborativo asistido por computador podemos identificar las siguientes competencias: (Johnson, Johnson, Holubec, 1999): Genera una interdependencia positiva, abarcando las condiciones organizacionales y de funcionamiento que debe darse al interior del grupo. Promueve la Interacción: de las formas y del intercambio verbal entre las personas del grupo, lo que afecta finalmente los resultados de aprendizaje. Valora la contribución individual, ya que cada miembro del grupo debe asumir íntegramente su tarea y, además, tener los espacios para compartir con el grupo y recibir sus contribuciones.




Obstáculos

Los principales obstáculos a los que se enfrenta el aprendizaje colaborativo son la resistencia al cambio en los paradigmas de trabajo en equipo por parte de los estudiantes, y el buen diseño de herramientas para el trabajo mismo. Es por eso que al diseñar un entorno de aprendizaje colaborativo se deben tomar en cuenta los siguientes aspectos: estilos de aprendizaje, modelos educativos y las técnicas y tecnologías de la comunicación.

  1. Estilos de aprendizaje: no todas las personas aprenden o generan su conocimiento de la misma manera, es por eso que se deben ofrecer distintos recursos que permitan, al usuario, elegir la fuente y el medio de información que más le convengan. Así como la correcta integración dentro los equipos de trabajo y las tareas específicas asignadas a cada miembro.
  2. Modelos educativos: debe elegirse el modelo que mejores resultados ofrezca al entorno diseñado, y que permita a cada estudiante, generar conocimientos mediante la investigación de temas, los cuales deben plantear un reto a su intelecto, de manera que sea factible el contrastar resultados con otras personas.
  3. Técnicas y tecnologías de la comunicación: se debe buscar un punto común, por el cual distintos estudiantes puedan comunicarse de manera óptima entre sí, sin importar las distancias geográficas, o la sincronía en el tiempo. Por las razones anteriores, se sugiere utilizar herramientas colaborativas: Medios asíncronos, como el correo y los foros electrónicos, o de respuesta rápida, como los chats o salas de conversación; sin dejar de lado las tecnologías tradicionales (no electrónicos) como el teléfono, el correo y la mensajería.

Es el aprendizaje generado por la interacción de un grupo de personas apoyadas por la tecnología, específicamente software para actividades académicas. El grupo pede ser homogéneo y/o heterogéneo. Lo ideal es un grupo multidisciplinario, porque el aprendizaje o la aportación generada por cada uno de ellos permiten solucionar un problema o analizar un tema desde diferentes perspectivas.
  1. Interdependencia positiva: consiste en estar enlazados los grupos para conseguir un objetivo, una meta que consiste en que cada miembro del grupo cumpla con sus tareas. Un ejemplo de interdependencia es la disponibilidad de ayudar en el grupo, todo el mundo tiene derecho a pedir ayuda a los compañeros, y todos saben que es de interés colectivo atender la petición de ayuda de los demás. De esta manera, los más "débiles" en algún campo se pueden beneficiar de la ayuda de los más competentes, al mismo tiempo que los más preparados pueden fortalecer sus conocimientos verbalizando, explicando, simplificando y reorganizando lo que saben para que llegue a ser accesible para los compañeros (Jacob, 1988: 98).
  2. Responsabilidad individual: cada miembro se considera individualmente responsable de alcanzar la meta del colectivo, la participación debe ser equivalente entre todos para que así no exista el individualismo y el grupismo. La actividad de M. Kagan, cabezas numeradas, es un ejemplo de cómo se puede llevar a la práctica este principio de responsabilidad individual: el profesor forma grupos, numera sus miembros y hace una pregunta (por ejemplo, de vocabulario, de gramática, de comprensión de un texto, etc.). Cada grupo elabora una respuesta. Luego, el profesor llama a un número y los estudiantes a los que se les ha asignado ese número contestan a la pregunta, basándose en la elaboración colectiva que el grupo acaba de llevar a cabo (Crandall, 2000: 247)[7].
  3. Interacción simultánea: (en el aprendizaje cooperativo, el grupo trabaja "cara a cara", con una relación estrecha y a corta distancia. Por eso -y al fin de garantizar una buena interacción comunicativa en el grupo, de intercambio de retroalimentación, de estímulos creativos y de control autorregulador del comportamiento- es fundamental que el grupo trabaje en un ambiente psicológico de disponibilidad y mutuo apoyo. No sorprende que la calidad de la relación entre personas que trabajan juntas tenga un impacto enorme sobre sus resultados.
  4. Igual participación: una carencia bastante común en los grupos de aprendizaje es la falta de formación para las actividades en equipo. No es suficiente con juntar a los estudiantes esperando que sus experiencias previas (escolares y de vida) les proporcionen todo lo necesario para trabajar bien en equipo. Sobre todo con grupos duraderos, la probabilidad de interacción negativa es muy alta; de ahí viene la importancia que el aprendizaje cooperativo atribuye a la formación de la "competencia social" de los estudiantes. Esta preparación apunta a que se experimenten en clase estrategias y destrezas para hacer frente a las complejas dinámicas del grupo y para conseguir una sinergia donde todos asumen responsabilidades de cara a los objetivos del grupo y al aprendizaje individual.

"... el aprendizaje colaborativo esta centrado básicamente en el diálogo, la negociación, en la palabra, en el aprender por explicación y que el aprendizaje en red es constitutivamente un entorno "conversacional", (siguiendo el punto de vista de Vigostki en 1979, sobre el hecho de que aprender es por naturaleza un fenómeno social; en el cual la adquisición del nuevo conocimiento es el resultado de la interacción de gente que participa en un diálogo. En efecto, aprender es un proceso dialéctivo y dialógico en el que el individuo contrasta su punto de vista personal con el otro, hasta llegar a un acuerdo. ese otro, también puede ser un "s de si mismo", de esta forma incluimos el diálogo intimo y personal con uno mismo.